• Español
  • Català
    • 08 MAR 18
    • 0
    BRUXISMO

    BRUXISMO

    BRUXISMO

    En este artículo hablaremos sobre el bruxismo, una patología que puede llegar a afectar al 20% de la población.

    ¿Recuerdas ese día en que te has levantado con dolor de dientes, en la mandíbula o con mucha tensión en la musculatura de esa zona? Seguramente, sea a causa del bruxismo.

    Entonces, ¿Qué es el bruxismo?

    Es una acción involuntaria de apretar o rechinar los dientes sin un propósito funcional. Este hábito puede producirse durante el día pero sobre todo por la noche momento en el cual es más difícil controlarlo y ser consciente de ello.

    La función de apretar los dientes nos sirve para la masticación o la deglución, pero en el bruxismo solo se realiza el contacto dentario, por lo tanto resulta destructivo para las piezas dentales y provoca un desgaste de estas.

    Os preguntaréis, ¿por qué se produce el bruxismo?

    Las causas de esta patología son varias, no están descritas en su totalidad, pero hay factores físicos y psíquicos que pueden influir en desarrollar el bruxismo. Estados como el estrés o el trastorno del sueño, que han alcanzado una gran popularidad en estos últimos tiempos, son muchas veces desencadenantes del bruxismo. Otros factores de origen más físicos pueden ser, un desajuste cervical, mala oclusión dental, mala posición de los dientes e incluso ausencia de piezas dentales. Pero hay muchos estudios que indican que el estrés es la gran causa de este problema, y quien más quien menos todos tenemos que lidiar con periodos de estrés sea por la causa que sea.

    ¿Cómo nos podemos ver afectados si padecemos bruxismo?

    Hay varios síntomas que se relacionan con el bruxismo:

    • Dolor de cabeza
    • Dolor cervical
    • Dolor de oído
    • Dolor en hombros
    • Dolor en los músculos y la articulación de la mandíbula (ATM). Que puede provocar una disminución de la apertura bucal.
    • Hipersensibilidad dental, incluso puede llegar a fracturarse una pieza dental por el desgaste que provoca.

    ¿Cómo podemos diagnosticar el bruxismo?

    Lo más generalizado, es que en una revisión rutinaria con el dentista, sea éste el que al observar el desgaste o la oclusión de la dentadura, nos advierta de la patología.

    Hay otras pistas más cotidianas que nos pueden indicar que estamos ante un cuadro de bruxismo, como ya hemos comentado antes, levantarnos con una importante tensión mandibular o un dolor localizado en la dentadura y/o mandíbula suelen ser indicativos de bruxismo.

    También pueden ser nuestros familiares o cónyuge los que nos adviertan de que por la noche rechinamos o realizamos un ruido dentario.

    ¿Cómo podemos tratar el bruxismo?

    El objetivo principal es disminuir el dolor que pueda tener el paciente y prevenir el daño dental, por eso es necesaria la férula de descarga que nos puede realizar nuestro dentista de confianza.

    La férula, es adecuada para tratar la sintomatología, pero es importante adoptar más medidas para tratar la patología en si misma.

    Se debe relajar toda la musculatura que interviene en la acción de rechinar los dientes como son los maseteros, temporales, pterigoideos….

    Se debe analizar y tratar, si el terapeuta lo considera necesario, la musculatura postural como son los ECOMs, trapecios y suboccipitales.

    La terapia manual en la articulación temporomandibular también nos ayudará a mejorar la movilidad y el dolor del paciente.

    Es muy aconsejable, y debemos insistir en ello que una vez detectado el problema realizar un tratamiento de la ATM para descargar la zona, como si de cualquier región muscular se tratara, puesto que como ya hemos comentado, esta zona tiende a sobrecargarse.

     

    Cualquier duda podéis consultarnos a TraumareSport  www.traumare.com

    973 26 85 99 o rhb@traumare.com

    Sandra Godia

    Fisioterapeuta Col N. 10406

    Leave a reply →

Photostream